Qué es el branding (y qué no)

El branding es un concepto que debemos tener muy claro cuando estamos creando un negocio, porque será nuestra guía para toda la comunicación que producimos en nuestro marketing. Es como queremos que nos perciba nuestra audiencia y debemos ser muy intencionales con la forma en que lo creamos.

Lo que pasa es que el branding es un concepto un poco abstracto y, a veces, resulta complicado de entender: o pensamos que es solo la parte visual de nuestra identidad, o no somos conscientes de que es algo que se crea intencionalmente y con mucho cuidado, o sencillamente no logramos comprender qué es.

Una explicación de qué es el branding puede volverse todo lo compleja que queramos (porque, de hecho, puede ser un concepto muy complejo), pero en este post vengo con la intención de simplificarte la vida: quiero explicarte, clara y concisamente, qué es el branding, y qué no

 El branding es un concepto que, a veces, resulta difícil de comprender. Por eso, en este post vengo con la intención de simplificarte la vida: te explico, clara y concisamente, qué es el branding, y qué no
separador.png

qué es el branding

El branding es, básicamente, la personalidad de tu marca: aquello que la identifica y la hace diferente a las demás. Como mismo cada persona tiene una personalidad única, cada marca tiene un carácter que la distingue.

El branding está compuesto por elementos gráficos, textuales, y experienciales (cómo se ve, qué dice, y cómo hace sentir a quienes interactúan con la marca). Es decir, cuando hablamos de branding, hablamos de cosas como:

  • La identidad visual de una marca.

  • Los textos con que se comunica esa marca y el tono de la comunicación con su audiencia.

  • La experiencia sensorial que ofrece esa marca con cosas como, por ejemplo, el packaging, o los olores de sus productos o establecimientos.

  • La experiencia de compra y consumo de los productos de la marca, cómo hicieron sentir a sus clientes.

  • La experiencia de usuario que tiene el cliente cuando navega por la web de esa marca.

Cuando la audiencia interacciona con una marca por cualquiera de las vías que te acabo de mencionar, se va creando una imagen mental de cómo es esa marca, qué la caracteriza, cómo le hace sentir.

Por supuesto, lo ideal es que la imagen mental que tu audiencia se hace de tu marca, sea lo más cercana posible a la personalidad de marca que tú quieres comunicar. Por eso es que es muy importante saber bien qué quieres comunicar con tu marca, para que cada acción de comunicación que despliegues (sea comunicación gráfica, textual o experiencial) contribuya a transmitir la esencia de tu marca e manera efectiva.

y para qué sirve el branding

De manera general, un branding bien concebido e implementado te va a ayudar a tener una marca más fuerte y cohesiva. Además, te va a facilitar también el trabajo de marketing y comunicación porque sabrás qué debes comunicar y con qué intención.

Más específicamente, el branding te ayudará a:

  • Ser reconocible y diferenciarte de la competencia. Cuando tu branding está bien pensado hace que tu marca destaque y se vuelva memorable. Además, un buen branding debe potenciar aquellas características que hacen diferente a la marca para que se separe del resto de las marcas que ofrecen productos o servicios similares.

  • Conectar con tu cliente ideal. Un branding bien concebido te va a ayudar a conectar a nivel emocional con tu audiencia. Te va a permitir también hablarle a tu cliente en el lenguaje con el que mejor se identifique, y diseñar una imagen que resuene con sus gustos y afinidades.

  • Generar confianza y posicionar tu marca en el mercado. Si logras tener una marca distintiva y eres consistente con ella, vas a generar confianza y vas a volver muy memorable; tus clientes van a saber qué esperar de ti porque siempre les ofreces la misma experiencia. 

diseño de identidad y branding no son lo mismo

Uno de los errores más comunes con el branding, es confundirlo con el diseño de identidad o, peor aún, con el logo. Esto sucede en parte porque los mismos diseñadores hablamos muchas veces de la identidad visual de la marca como si fuera lo único que existiera, cuando en realidad no es así. Además, la información visual es mucho más fácil de procesar, así que la forma más fácil de identificar una marca y su branding, es asociándola a una identidad visual particular. Por eso para concluir te voy a explicar con más detalle dos cosas:

  • por qué identidad y branding no son lo mismo,

  • y cómo en realidad, el diseño de identidad depende de una buena definición del branding de una marca.

logo y branding no son lo mismo

Aunque el logo es la parte más visible y reconocible de una marca, la identidad visual es un sistema mucho más complejo. Por su parte el branding, como vimos, es algo aún más amplio que la representación gráfica de una marca.

Pero aun cuando nos centremos sólo en el branding visual (o la identidad visual), éste está compuesto por muchas piezas que van más allá del logo como por ejemplo:

  • Colores de la marca.

  • Las diferentes tipografías.

  • Elementos gráficos de apoyo como texturas, patrones o ilustraciones.

  • El estilo de las fotografías que utilizas.

Todos estos elementos, cuando se usan como un sistema y de manera consistente, crean la identidad visual de una marca: ese look que la identifica nada más de un vistazo y que, idealmente, ayuda a comunicar la personalidad de la marca y a conectar con la audiencia ideal.

  • El logo es una pieza muy importante, pero es solo una parte de la identidad visual.

  • Y, por su parte, la identidad visual es sólo uno de los elementos que conforman al branding.

un buen diseño no salvará un branding pobre

El diseño de identidad visual es, básicamente, traducir a elementos gráficos la personalidad de una marca. Por tanto, el punto de partida de un buen diseño de identidad es un branding bien definido.

Te lo voy a explicar con un ejemplo: supongamos que estás buscando a una estilista, para que te asesore en tu imagen. Quieres que te diseñe tu guardarropa, te oriente en el tipo de corte de pelo que mejor te va, en el estilo de maquillaje que debes usar, y en los accesorios que debes usar. Estás dispuesta a hacer la inversión de contratar a una profesional de la imagen porque quieres lucir bien y quieres que tu estilo personal refleje quién eres. Pero cuando tienes tu primera sesión con la estilista no eres capaz de decirle, justamente, quién eres… ni cuál es tu personalidad, ni si eres introvertida o muy expresiva, ni si prefieres el pelo largo o corto, ni qué colores te hacen sentir mejor.  Si tú no tienes idea de cuál es tu personalidad, tu estilista no va a poder diseñar un guardarropa que refleje quién eres.

Lo mismo sucede con el diseño de identidad y con el branding: si no hay un branding bien concebido, una personalidad clara de marca y una audiencia con la que se quiere conectar bien definida, no hay cómo diseñar una imagen gráfica que funcione. Por muy bonito que sea tu logo y tu web, si no comunican quién eres (y son bonitos porque sí, y ya) no van a cumplir su función.

 
banner-Brand-Board-plantilla.jpg